LA LEY DE LA JUNGLA…


Llorente, escandalosamente escadaloso

Llorente, escandalosamente escadaloso

El mercado de verano futbolístico se convierte en una auténtica jungla donde todos los depredadores están al acecho de sus presas. El único problema de esta situación, es el que ponen de manifiesto, los ácidos representantes de futbolistas, que, como ya leido en artículos anteriores, son los auténticos cazadores furtivos indeseables de este mundillo.

Sinceramente, es una figura que no alcanzo a comprender éticamente mucho. Es lógico que existan profesionales que velen por intereses económicos de los deportistas y que atiendan una vorágine de ofertas y comeduras de cabeza para despejar a los jugadores y permitirles concentrarse en lo único que saben hacer: jugar al fútbol.

La prensa también forma parte de ese entramado de cazadores furtivos que adulteran el mercado. Centrándome en un caso que me llama la atención sustancialmente, el de David Villa.

Resulta que los gestos de colocar al Guaje vestido con la zamarra blanca ha incomodado a la afición valencianista, pero seamos realistas, está claro que para la prensa la venta de chorros y chorros de tinta sobre ese affaire es más que atractiva. Lo que me indigna, es la imagen del futbolista como cachorro malherido, me asquea, un deportista que cobra 4 millones de € netos por temporada y que debe todo lo que es al conjunto ché, no puede ser objeto de pena por los seguidores de este deporte.

Ahora parece ser, que el apretón de manos entre Llorente y Pérez no sirve de nada, y eso si que es preocupante, eso debería valer más que cualquier firma plasmada en un papel. El fútbol es un mundo sin ética, donde la palabra no tiene valor. Ahora es intransferible, solo podrían pensar desde la capital del Turia en venderlo tras una oferta escandalosamente escandalosa. Y después de ésto, parece que el propio Villa, descarta ir al Madrid porque no han puesto sobre la mesa lo que exigía el Valencia, y por eso, al no querer salir de España para jugar bajo ningún concepto, parece que apunta y pone al Barça al acecho. Ahora ya Villa no desea ir al Madrid, desde pequeño era culé y quiere cumplir una etapa en el Valencia para marchar al Barcelona. Verlo para creerlo.

He visto y oído que el Madrid después del dineral invertido en Kaká y Ronaldo, debería haber pagado más por él, que llegaba a considerarse una ofensa. Bien, amigos mios saben, que desde el principio pensé que el madrid no debería subir ni un solo euro en esa postnegociación y retirarse de la puja, solo se negocia entre caballeros, y el señor Llorente no lo es. Se le ha echado la ciudad encima, eso debería haberlo sopesado antes de colocar a Villa en el disparadero, y ahora parece que el Real Madrid es un club ratero y que solo invierte en extranjeros a precios de oro.

Nada más lejos de la realidad, como he dicho antes, el Madrid ha invertido, invertido (de inversión, sí) en jugadores de rentabilidad demostrada dentro y fuera del campo, y todo eso envuelto en discursos de demagogia podrida de políticos y representantes de múltiples gremios. En esta vida, injustamente, todos, valemos lo que generamos, o ¿sí es ético y proporcionado que un jugador medio de cualquier equipo esté ganando más de un millón de euros y un excelente profesional y licenciado pase con apuros de los mil y algo euros? Ahí ya, nos callamos todos. Señores, el fútbol es un negocio, y como tal hay que entenderlo, pero el negocio más apasionante sobre la faz de la tierra, ¿alguién lo duda?

Lo único que hay que respetar son las normas del juego, y sobre ellas, actuar como responsables de masas sociales que mueven mucho más que política, sindicalismos… si no, pregunten por Sevilla si a cualquier manifestación del tipo que sea, la mitad de la ciudad, los aficionados de mi amado Betis, habrían acudido igual que lo hicieron en detrimento de la petición de marcha del máximo accionista bético Ruiz de Lopera.

Bendito sea por siempre el fútbol y malditos aquellos que día trás día le roban la grandeza.

Anuncios