El suave


Kaká jugando con Brasil

Kaká jugando con Brasil

Pertenece a Dios, seguro

22 de Abril de 1982, Brasilia, nace Ricardo Izecson Dos Santos Leite, aunque su hermano aun no sabe decir Ricardo y pronuncia Kaka´, a los 15 años ya tiene al balón como su mejor amigo y se traslada a Sao Paulo para empezar su carrera deportiva, donde poco a poco llama la atención del fútbol europeo recalando al tiempo en un grande, ni mas ni menos que en el AC Milan y el resto es conocido por todos y después de éxitos colectivos y personales, a la edad de 27 años ha fichado por  el Real Madrid donde seguramente le queden muchas letras doradas por escribir…pero este jugador, no se analiza con sus números ni con su palmarés, que desde luego no le falta, si no por una forma de jugar tan suya que le ha llevado a ganar el Balón de Oro y FIFA World Player sin prodigarse en taconazos, bicicletas ni florituras para el escaparate, y esto no es nada fácil.

“¿Kaká?… Kaká es suave” dice Jorge Valdano al referirse a Él.

Cualquiera que vea por primera vez un partido de Kaká, no quedará indiferente. Puede parecer que tarda en entrar en juego, que no está, que se esconde… alguien no muy seguidor de este brasileño

(que nadie diría que lo es por su comportamiento fuera del campo, aunque salta a la vista dentro del mismo) puede pensar a los 20 minutos de un partido que este chico no es para tanto…pero seguramente, conforme le vienen estas frases a la mente, de repente el balón le llegara a sus pies y su opinión cambiará con total certeza, porque cuando este dandy del fútbol tiene el balón consigue algo que muy pocos, por no decir muy muy muy pocos, son capaces de hacer, ese algo es parar el tiempo, es como si cambiara todo lo que sucede a su alrededor, el escenario es totalmente diferente, el estadio parece otro,  la afición deja de cantar y se escucha una especie de murmullo general, sabiendo que algo extraordinario puede pasar en unos instantes, ni los rivales parecen correr igual que segundos anteriores…en ese momento, que puede durar unos míseros segundos, aparece un jovencito con peinado materno, cara risueña pero concentrada, y sin acelerones bruscos pero con velocidad endiablada, se ve a un atleta que parece que baila sobre el césped con un balón pegado a sus pies, en ese momento, ese balón es el más afortunado del planeta porque sabe que nadie lo tratará mejor que el que en esos segundos es su dueño, y todo se transforma en clase, elegancia, sin algarabía ni jolgorios, sin acrobacias de circo, dando sentido a cada uno de sus movimientos, dando sentido al fútbol…Kaká es suave…y desde ese momento, cualquiera que haya dudado sobre si vale o no la pena este tal Ricardo, estará deseando que de nuevo su amigo el balón pase cerca suya para que se pare el tiempo, para volver a ver al mejor jugador del mundo acariciar la pelota.

Aun no somos conscientes de lo que vamos a ver este año con este pelotero, quizás por el eclipse que ha sufrido por el megafichaje de otro crack como es CR94 o porque no le hemos digerido aun, este año vamos a ver un autentico espectáculo, no me extraña que digan que el Bernabéu es un teatro.

Por último una reflexión sacada también de palabras de Valdano :¿quien dijo que el fútbol es un deporte de gente sin cultura? Cuando está Kaká el fútbol es literatura.,

Bienvenido Ricardo, bienvenido Kaká.

Anuncios

One thought on “El suave

Los comentarios están cerrados.