Sudáfrica humilla al fútbol


Vaya por delante, que cuando Sudáfrica fue nombrada sede de la Copa del Mundo de fútbol hace ya unos años, me alegré bastante, me pareció que el fútbol daba un paso importante, y con él, daba un saludable empujón a Sudáfrica, que como sabemos, atravesó una etapa convulsa. Pero ahora bien, al igual que la mayoría de los dirigentes de la organización F.I.F.A, me equivocaba.

Seguridad

Desde que comenzaran los partidos previos al Mundial. se han ido sucediendo día tras día sucesos preocupantes que poco a poco han ido devaluando no sólo la competición, sino también al pueblo anfitrión. Empezamos por la llegada de las primeras selecciones a tierras africanas, se supone a hoteles de lujo, respaldados por la seguridad y rodeados un ambiente tranquilo. En lugar de eso, las habitaciones de los hoteles en los que se alojan ciertas selecciones como la griega o la coreana son asaltadas, robos, destrozos y mucho miedo. No sólo los protagonistas pasan por ese trance, sino que hoteles en los que se hospedan periodistas, aficionados y hasta el propio Blatter son asaltados, algunos a punta de pistola. No se puede permitir, en serio, es inadmisible esta situación, seres humanos, deportistas, trabajadores enviados a un país con uno de los mayores índices de delincuencia del mundo (sino el primero), ¿prometieron algo? ¿seguridad quizás? se nota.

Siguiendo en esta dirección, se conoce a través de la red, que antes de la disputa de un partido que en principio no quieren desvelar, el sistema de seguridad nacional consigue descubrir la existencia de un artefacto explosivo, y por suerte desactivarlo antes de causar la catástrofe que todos aún nos tememos.

El fútbol

Sudáfrica se está cargando el torneo más intenso y divertido del planeta. Si no cambia la cosa, y las eliminatorias a un partido no alegran la competición, Sudáfrica, que ya será recordada como la peor sede de la historia de los Mundiales, será también recordada por acoger el peor fútbol de nunca.

El balón oficial Jabulani es una auténtica vergüenza, el balón más esférico jamás creado según sus creadores, el globo más inservible según los expertos. Más de una decena de futbolistas (entre ellos Buffon, Casillas, o Carragher), la mayoría en nombre de sus compañeros, avisaron días antes de la cita mundialista y durante, que el balón era incontrolable, un fiasco. Aunque el mismo telespectador era consciente de la dificultad por la que pasaban los jugadores para controlar el balón o chutar a portería, la prensa prefirió acusar a los futbolistas, desviar la atención, porque ya sabéis que la moda es esa, ser periodista y arrasar con todo a tu paso, sin importar lo que se produzca, sea verdad o mentira. ellos están en la potestad de todo, ellos te dan y ellos te quitan, así que los futbolistas fueron ninguneados, como casi siempre. Después de una semana de competición, se conoce que Inglaterra alarga en 30 minutos su sesión entrenamiento para pasar la pelota, porque no dan 4 seguidos vaya. Después de ver a Xavi Hernández, el jugador con más técnica total del mundo, necesitar 2 e incluso a veces 3 toques para controlar la pelota en el partido frente a Suiza, los ciegos ya podían ver. Fiasco.

Vuvuzelas

Es un escándalo que la FIFA no haya hecho nada al respecto, una vergüenza. Los insoportables sonidos que emiten esas trompetas que utilizan los Bafana Bafana durante los encuentros es algo más que desagradable, es incluso dañino. 1- Los jugadores, como protagonistas del juego que son, han declarado de la mano de importantes jugadores (no todos, es cierto), que el ruido constante de las vuvuzelas les agota, les merma física y mentalmente. Si no se respeta a los jugadores, entonces cerramos el chiringuito. 2- La tradición futbolistica es centenaria, la asistencia a los encuentros son espectáculos para que el espectador disfrute, anime y cante en sintonía con el fútbol. Las trompetillas no dejan escuchar a nada ni a nadie, es inaguantable, los espectadores se sienten engañados pues no pueden ni gritar ni cantar, no se les escucha, y los jugadores casi no pueden sentir el empuje de su afición. A esto se le llama desvirtuar un deporte, arrancarle la esencia de un plumazo, y ¿todo por qué? porque parece ser que como ellos eran pobres y ahora les hemos dado una oportunidad pues, que se diviertan, PUES NO, que se amolden a las reglas, que para eso están, si querían un Mundial, que se ciñeran al guión como todos, si quieren que se les respete, que primero se hagan respetar.

Finalmente, los partidos emocionantes se cuentan con los dedos de una sola mano, y las grandes favoritas están fallando. La actuación de los árbitros está siendo desastrosa hasta el punto de hacer daño, y la prensa no da mucha leña porque hay tantas tonterías de las que hablar, que ya es más importante saber en que parte del campo está Sara Carbonero para ver si le echa dos miraditas a Iker. Las actuaciones de los porteros son poco menos que ridículas, y por si fuera poco Luis Aragonés pierde el poco crédito que tenía en otra de sus payasadas.

Ya sea España la campeona o no, espero que esto cambie en la 2ª fase, porque ahora mismo el fútbol está cayendo en picado.

Anuncios