Buffon y Casillas, héroes nacionales


Hijo de un levantador de pesas y de una lanzadora de disco, sus propias hermanas también fueron jugadoras de volleyball. Hace 34 años en Carrara, un pequeño pueblo de la Toscana, en una familia ligada por naturaleza al deporte, nació Gianluigi Buffon.

Para muchos, el mejor portero del mundo, para otros el mejor de la historia, Gigi como se le llama cariñosamente a menudo, tiene ante sí este Domingo el reto de conseguir su primera Eurcopa con la azzurra. Pocos hitos le quedan por alcanzar al capitán de Italia, que hace tiempo se ocupó de ganarse el respeto de Italia, Europa y el Mundo, y no sólo por sus títulos, sino por su personalidad y por su fidelidad a unos colores. Cuando en 2006 se destapó el “caso Moggi” y la Vecchia Signora se vió avocada al descenso a la Serie B debido al amaño de partidos, los mejores equipos de Europa se hacían agua pensando en la más que posible venta al por mayor de todas las figuras de la Juve,y se produjo en ciertos casos, pero no así en el caso de Gianluigi, que fiel a su escudo decidió aguantar hasta dos temporadas en el equipo de su corazón, aún jugando en una división menor. Fue tal el impacto que produjo en Italia, (“La tua maglia dice che sei”, texto publicado por el club para agradecer la lealtad del portero) que desde entonces Buffon se ganó el derecho a ser tratado como leyenda viva. Ese mismo año ganó la Copa del Mundo.

Quizás le quede la espina clavada de no haber ganado la Champions aunque con su ambición y la vuelta de la mejor Juve a Europa, nada es un imposible para Gigi. Durante toda su trayectoria, que se inició con 15 años en el Parma y donde consiguió su primer título continental con aquella Copa de la UEFA del 99, en 2001 fichó por la Juventus, y desde entonces, su palmarés lo ha dicho todo: 3 títulos de la Serie A, 1 Copa de Italia, 3 Supercopas de Italia, 1 Copa de la UEFA y 1 Copa del Mundo. Su palmarés individual es aún más asombroso: 4 galardones al mejor portero del mundo por la IFFHS, 8 veces nombrado mejor portero del Calcio, Trofeo Bravo, Balón de Plata del Mundial 2006 y reconocido por un estrechísimo margen como el mejor portero de la década del siglo XXI por IFFHS.

Frente a eso, en la ciudad de Móstoles, hace 31 nació un portero que no solo le llegó a  competir la supremacía mundial, sino que posiblemente le haya superado, le llaman desde hace algunos años “El Santo” y sus milagros cada vez son más habituales. Decía ayer Iker, en las vísperas de la final de mañana, que el portero italiano había sido siempre su referencia, un ejemplo a seguir; esto es, sin lugar a dudas, una enorme señal de respeto y admiración, que por supuesto es mutua.

Nadie podía imaginar, que aquel chico que, entre el murmullo de sus compañeros, salió de su clase de BUP una mañana de 1998 para viajar a Noruega convocado con el primer equipo del Real Madrid en un partido de Champions League, llegaría a ser el mayor símbolo del madridismo y de la selección española de fútbol. Cuesta encontrar en la historia del fútbol un portero tan determinante como Iker Casillas, un jugador que haya dado tantos títulos no con sus goles sino con sus paradas, debe tratarse de un elegido. Al igual que Buffon, Casillas es un hombre admirado y respetado en el mundo del fútbol, su comportamiento dentro y fuera del campo, y sus defensa sincera por las injusticias, han hecho de Iker una persona algo más que entrañable y cercana. Es un ídolo justificado.

Hombre record, Casillas es quizás el portero con mayor palmarés colectivo e individual de la historia del fútbol. 5 veces campeón de Liga , 3 veces campeón de la SuperCopa de España, 1 Copa del Rey, 2 Champions League, 1 Supercopa de Europa, 1 Intercontinental, 1 Eurocopa y 1 Mundial, sus actuaciones en cada una de las competiciones y particularmente en las finales han sido memorables, como en la famosa final de Champions del 2001, la Copa del Rey de 2011, la tanda de penalties de los 1/4 de la Eurocopa de 2008 ante Italia, frente al propio Buffon o la parada milagrosa a Robben en la final de Sudáfrica, cada parada de Casillas se ha convertido en una fotografía para la historia, su éxito no admite comparaciones. Hablamos del capitán del Real Madrid y de la mejor selección de fútbol de la historia que poco cumplió el record de internacionalidades y el record de victorias, si mañana gana en Kiev, Casillas será el primer jugador en la historia en llegar a las 100 victorias con un equipo nacional. Con el Real Madrid, todos los records de participación tanto en Liga como en Champions están al alcance de la mano, no tiene límites.

Como Buffon, Casillas también ha conquistado 4 galardones como mejor portero del mundo por la IFFHS y obtuvo el trofeo Bravo así como decenas de trofeos otorgados al mejor portero de Champions, Eurocopas, Mundiales y un trofeo Zamora.

Es difícil sentenciar quien es mejor, no es sencillo determinar quien de los dos ha sido más o menos importante para su club o para su país, porque ambos son profetas en su tierra, pero lo que si está claro es que ambos tienen pase VIP en el club de mejores porteros de siempre, y que mañana, cuando se entreguen las insignias  y se estrechen la mano en el centro del campo, estaremos ante un duelo estelar, un duelo de respeto y de admiración, un duelo de héroes.

Anuncios