El Pipa siempre en mi equipo


Se marcha Higuaín del Real Madrid, después de 7 temporadas y de 121 goles, los mismos que Juanito, que parece mentira. Para mí, seguidor incansable del argentino,Gonzalo Higuaín seguirá siendo un gran héroe de la historia blanca, el canterano que vino de Buenos Aires.

Mi ídolo por encima de todas las cosas, y lo digo con orgullo . Para mí, que llevo dentro el madridismo desde que nací, me cuesta recordar un futbolista que encarne de mejor manera y con más impetu los valores del club. Competitivo, entregado, creyente aún cuando todo parece perdido, y sobre todo, con ese pequeño vínculo especial con el que de verdad llegó a conectar con la afición, con el madridismo.Higuaín a su llegada al aeropierto de Napoli

Complejo de inferioridad. Después de todo, si que tengo claro que Gonzalo deja grandes momentos, golazos de altíimo nivel y unos cuantos balones firmados, eaunque siempre rindió al máximo nivel cuando se sintió importante, cuando sintió que su equipo le necesitaba y jugaba para él. Así se ha comprobado durante siete temporadas llenas de idas y vueltas, lesiones, fichajes, crisis institucionales, títulos y fracasos. Cuando Gonzalo se ha visto relegado a un segundo plano, ahí ha sido cuando se ha visto el Higuaín más fallón, al más criticado. Pudiera parecer que no digo nada extraordinario que le pudiera pasar a otro futbolista, pero en su caso lo siento como especial, me deja la sensación de que no le terminaron de exprimir lo suficiente, de que le impusieron barreras a su crecimiento.

higuainNapoli2407EFE-660x330Lo intentó hasta el final.
Más allá de todo lo que se pueda opinar, me parece terrible la manera en la que finalmente se marcha al Nápoles, en silencio, sin la gratitud que creo se ha merecido. Se marcha el hombre que eligió llevar el 20 en su espalda durante 7 años para recordarse cada día que había que luchar por la titularidad, que había que ganarse el puesto en cada entrenamiento. Son este tipo de cosas las que hacen a Higuaín un jugador indispensable en cualquier equipo, esa clase de jugadores que jamás abandona. Se va, en mi opinión, uno de los pocos jugadores que puede decir sin pestañear, que hizo más por el Real Madrid de lo que el Real Madrid hizo por él. Y se marcha con la cabeza bien alta, recibido en el aeropuerto de Nápoles como si se tratara del mismísimo Maradona.

El “9” indiscutible. Y se va Higuaín a reclamar un sitio y un status que siempre quiso y desde hace mucho mereció, pero que no consiguió en Madrid. De Laurentis lo ha llevado a San Paolo como si se tratase del nuevo Mesías, y Gonzalo se siente por fin liberado. El tiempo dirá si el nueve de Argentina y del Nápoles vale lo que se paga por él, que no es poco, pero seguro que ahora el Pipa podrá quitarse las cadenas que tanto mal le han hecho, y si eso ocurre, seguro que vemos al mejor Higuaín. Yo le seguiré donde vaya, el Pipa siempre en mi equipo.

Anuncios